El Alto

Filtrar por tema y asunto

Arte, Discapacidad y Culturas Sordas en las Américas

Introducción

Bienvenidos a El Alto.

Bienvenidos a nuestra segunda edición de El Alto, que llega después de una pausa bastante más extensa de lo previsto. Este segundo número celebra el trabajo de artistas, curadores y activistas de comunidades sordas y discapacitadas en las América, en un esfuerzo por celebrar y reunir lo más innovador en el arte de una comunidad que continúa luchando por la accesibilidad, y por lo que en inglés se ha venido llamando la justicia en la discapacidad (disability justice, ver nuestro glosario). Este año ha sido testigo de varios movimientos sociales, algunos de dimensiones sin precedentes: El Alto 2, sin embargo, reconoce el trabajo de una comunidad que busca cambiar el status quo desde mucho antes que el 2020.

El British Council viene trabajando con artistas sordos y discapacitados desde 2012, tanto en Reino Unido como en las Americas: en Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Jamaica, México, Perú, Estados Unidos y Venezuela. Los proyectos han apuntado, desde su diversidad, a fomentar colaboraciones, desarrollar nuevo material artístico y apoyar la capacitación y el liderazgo de esta nueva red y comunidad.

Las contribuciones compiladas en este volumen reúnen prácticas e iniciativas que cuestionan la construcción social y colonial de la discapacidad, desafiando la normativa que coordina nuestra comprensión del tiempo y el espacio, interpelándonos, desde nuestra responsabilidad colectiva, para derribar barreras. Esperamos que la conexión con este material, mediante sus diversos formatos accesibles, ayude a los lectores a proyectarse a un espacio de posibilidades futuras que, teniendo a lo humano como centro, sea más equitativo e inclusivo.

En una nota más personal, me siento inmensamente agradecida con Sean Lee y Beatriz Miranda por haber compartido conmigo este “viaje colaborativo”. Gracias a ellos por su trabajo, su pasión y sus cuestionamientos, así como a mis colegas en el British Council que han colaborado en esta publicación.

Yinka Shonibare CBE, el aclamado artista anglo-nigeriano, definió en 2007 al arte producido desde la discapacidad como la última forma de vanguardia artística. Para él, el arte desde la discapacidad se compara con el arte feminista, el movimiento artístico afro-americano, y el queer de los 60s; todos movimientos artísticos de vanguardia comprometidos con el cambio social. Este segundo volumen de El Alto está atravesado por el espíritu trasgresor de Shonibare, y se centra (sin culpa ni censura) en la cultura crip y en los movimientos artísticos desde la discapacidad que existen en todos lados y desde siempre.

Siento una gran alegría, como artista queer, discapacitado y de color, que este número de El Alto no sólo esté dirigido por personas discapacitadas, sino dedicado a reunir sus diferentes manifestaciones en las Américas. En sus páginas, constatamos que su hilo conductor es la creciente presencia y agitación que estamos generando, con vistas a un futuro que sea que más equitativo y justo. Estimulados por lo que se ha denominado justicia en la discapacidad (disability justice) y las posibilidades futuras, los creadores de arte desde la discapacidad venimos incorporando nuestro poder político y nuestro potencial como artistas, así como afirmando la vitalidad y la necesidad de nuestra cultura. Todos esto cambios se dan a través del arte que creamos, las prácticas de acceso que generamos, y la alegría que nos une. Estos elementos a su vez establecen una nueva configuración del orden social – una configuración que desea la diferencia que trae la discapacidad.

Aunque llegamos al mundo del arte y la discapacidad desde diferentes contextos y experiencias, aprovechamos el potencial radical del arte para desmantelar y reconstruir mundos donde el cuidado por el otro, la diferencia y la equidad tengan un espacio. Se trata de reconfiguraciones que actúan como una utopía distante que tal vez nunca alcanzaremos, pero que nos esforzamos constantemente por actualizar.

Así como José Esteban Muñoz conceptualizó un horizonte queer – el cálido resplandor utópico de otro-lugar-más-allá-de-la-heteronormatividad – el arte desde la discapacidad tiene el poder de proyectar un horizonte crip. No queremos simplemente ser incluidos en la normativa detrás de estructuras inaccesibles. Queremos que la discapacidad dé forma a la misma cultura. Esta publicación está dedicada a todos nosotros y nosotras, los y las artistas locos, sordos, discapacitados, enfermos, crip, neurodiversos, enfermos crónicos y (en palabras de Rosemary Garland Thomson) a todos los inadaptados que son producto de la cultura, y que nos acercan, lenta e infinitamente, a nuestra utopía crip.

Image of a rehearsal. Four performers are sitting on a wooden floor, almost intertwined. A wheelchair can be seen in the background.

Mundana, una companía de danza establecida en 2017 por la bailarina y acróbata Inés Coronado en Perú.  Foto: Lucía Alfaro.

Agradecimientos

Editor de la revista: Pablo Rosselló
Editores de este número: Saada El-Akhrass, Sean Lee, Beatriz Miranda
Diseño gráfico: Joseph Pochodzaj
Traducciones: Quentin Pope (Spanish/English) Patricia Oliver (English/Spanish)

Alejandra Szczepaniak, Alejandro Cervantes, Alex Bulmer, Andrés Milán, Auramarina Lazarde, Benjamín Mayer-Foulkes, Carla Rice, Carrie Hage, Colectivo No es Igual, Cristina Becker, Cyn Rozeboom, Daniela Fajardo, Diana Solano, Emma Campbell, Francis Tomkins, Heidi Persaud, Jo Verrent, Juliana Ferreira, Kayla Besse, Kaylyn Hamlyn, Lindsay Fisher, Lorena Martinez, Lucy Ralph, María García Holley, Pam Briz, Rodrigo Fernández de Gortari, Ruth Hogan, Salomé Esper, Sarah Frankland, Silvia Godinez, Simon M. Benedict, Sissi Hamman, Steven Brett, Susy Villafañe, Tracy Tidgwell, Valeria Zamparolo, Veronica Bergna, Victoria Cho, Wynsor Taylor, Yinka Shonibare CBE

Índice de Artistas
Filtrar por tema y asunto

Postales pandémicas – Canada

Postales pandémicas

Comisionadas por Alex Bulmer, las postales pandémicas cuentan las historias de artistas dentro de la comunidad de personas sordas y discapacitadas que vivieron el período de autoaislamiento y cuarentena debido al COVID-19.

Oasis   por María del Carmen Camarena

 

María del Carmen Camarena es una vocalista que ha participado en numerosos grupos musicales. Apareció en la ópera El Rey Nació del compositor José Luis González Moy, en el Teatro Diana de la ciudad de Guadalajara, México en 2012. Actuó en el cuarto Festival Internacional de Cultura de Nairobi en 2016; entre otras actuaciones de alto perfil.

Because sometimes poetry isn’t beautiful    por Hanan Hazime

 

Hanan Hazime es una artista multidisciplinaria, escritora creativa, educadora de arte comunitario e instructora de escritura que vive en Tkaranto / Toronto. Se identifica como feminista musulmana libanesa-canadiense y activista del orgullo loco. Cuando no escribe ni crea arte, a Hanan le gusta leer novelas de fantasía, analizar profundamente las cosas, escribir blogs de fotos, bailar con las hadas en el bosque y beber grandes cantidades de té.

Les Visages me Manquent   por Edon Descollines

 

Edon Descollines es un artista visual, poeta, bailarín y actor conocido por la calidad expresiva de sus interpretaciones, y por su creatividad y compromiso. Joe, Jack et John es una compañía de teatro de actores, algunos de ellos con discapacidad intelectual, y otros que tienen diversos orígenes culturales. La compañía produce espectáculos originales, bilingües y multidisciplinares que combinan el video, la danza y la palabra hablada.

HARBOURFRONT CENTRE, ubicado en el paseo marítimo de Toronto, es una innovadora organización cultural, sin fines de lucro que crea eventos y actividades de excelencia que animan, educan y entretienen a un público diverso. Nuestra misión es fomentar el crecimiento de nuevas expresiones culturales, estimular el intercambio canadiense e internacional y proporcionar un entorno dinámico y accesible para que el público experimente las maravillas de la imaginación creativa. Nuestra visión es ser un hogar vibrante para la cultura de nuestro tiempo, inspirando a las personas a través de la magia de un espíritu creativo. Harbourfront Centre es el productor y presentador del CoMotion Festival 2022, un nuevo Festival Internacional multidisciplinario de artistas sordos y con discapacidad, bajo la curaduría de Alex Bulmer.

 

Con 30 años de trabajo profesional en teatro, televisión, cine, radio y educación, Alex Bulmer se dedica a la práctica del arte colaborativo interseccional, impulsada por una curiosidad por lo improbable, y profundamente informada por su experiencia de volverse ciega.

Los obstáculos la activan, se siente bien estando expuesta al absurdo, y abraza la generosidad, la escucha, el tiempo y la incertidumbre dentro de su vida artística y personal.

Bulmer, nombrada una de las artistas discapacitadas más influyentes por la revista Power Magazine del Reino Unido, es una escritora, directora, actriz y dramaturga galardonada. Es directora artística de Common Boots Theatre, cofundadora de Cripping the Stage con el British Council Toronto y curadora principal de CoMotion 2022, un festival internacional de artes para personas sordas y discapacitadas producido por el Harbourfront Centre.

Índice de Artistas
Filtrar por tema y asunto

Víctor H, Mariana Tirado Martin, Gina Rubio, and
Diego Lamas Encabo – México

Autorretratos

 En un collage de autorreflexiones íntimas, los artistas mexicanos Víctor H, Mariana Tirado Martin, Gina Rubio y Diego Lamas Encabo comparten su relación con su arte, su cuerpo y su mundo interior.

El cuadro 'Melusina' de Diego Lamas Encabo de una persona y un gato recostados juntos sobre una almohada blanca. Tanto la persona como el gato parecen estar haciendo contacto visual con el espectador.

Melusina, de Diego Lamas Encabo. Cortesía de Diego Lamas.

Diego Lamas Encabo — Expresiones

 

Para mí, la pintura es importante.

Por medio de ella puedo expresarme más allá

de mi discapacidad.

Me siento libre.

Desde muy chico he tenido fascinación por los gatos, y pinto mucho, no sólo a mis gatos, sino también a unos que imagino e invento.

Tomo cuadros de pintores que admiro y los intervengo, plasmando mis ideas.

Una manera de expresar mi afecto es hacerle

un cuadro a una persona y regalárselo.

Mariana Tirado Martin’s abstract paintings, with thick brushstrokes in shades of pink, green, blue, yellow, and orange. Mariana’s name is signed on the bottom-right.

Selva, de Mariana Tirado Martin, acrílico, 42 × 59 cm, 2017. Cortesía de Cristina Martin

Mariana Tirado Martin — Alma, habla, colores

 

Para mí, pintar es triste y feliz.

Es triste cuando me hace pensar en lo que no puedo hacer.

Pero feliz cuando al pintar siento que hay un lugar mejor.

El azul es tristeza.

El verde, felicidad y contento.

El rojo, alegría.

Y el amarillo, paz.

Con los colores digo lo que siento.

Habla mi alma.

 

Serie Doppelgänger, de Víctor H, 2020. Cortesía del artista.

Una foto en blanco y negro en primer plano del artista Victor H. mirándose en un espejo.

Víctor H — Breve ensayo de un autorretrato

 

De niño quería ser explorador. Me imaginaba en medio de árboles rodeados de vegetación espesa, escalando montañas o cruzando ríos. Algunas tardes dejaba de lado mis luchadores de plástico, me calzaba mis botas Perestroika y preparaba una mochila con cosas que necesitaría para la expedición: una cuerda, un suéter, un impermeable verde oscuro, unas galletas, una cantimplora y unos binoculares (hechos con tubos de cartón de papel higiénico). Una vez preparado, me adentraba a la aventura y trepaba por las escaleras del patio de mi casa imaginando que eran algún peñasco alejado de la civilización.

Al crecer mis deseos por ser expedicionario no se concretaron. En la adolescencia no me desarrollé como el resto de los adolescentes. Tomé conciencia de la fragilidad de mi cuerpo que se manifestaba en una carencia de fuerza física. En medio de esos cambios, con tempestades emocionales que me hacían tambalear, descubrí otras formas de exploración que me llevarían a la aventura: los artefactos de lectura. En ese primer momento fueron los sensacionales[1] que adquiría en el puesto de periódicos que estaba de camino a la escuela. Una vez terminados mis deberes pasaba las tardes entretenido leyendo historias que se desarrollaban en el lejano oeste o en los bajos fondos de la Ciudad de México. Años después cayó en mis manos un libro y me enganché con la literatura en un recorrido que no ha cesado.

Por medio de la lectura conocí el ocio y me entregué a él sin ninguna resistencia. Las historias que leía me viajaban y provocaban diversas sensaciones que experimentaba intensamente. Esos momentos de soledad, goce, reflexión y confrontación fueron determinantes para encontrar respuesta a las interrogantes que tenía en esa época: la literatura fue el medio que permitió encontrarme y motivó que iniciara un proceso de autoexploración que dio origen a un proyecto de escritura autobiográfica.

Encontré en el ensayo el género idóneo para plasmar mis reflexiones sobre la enfermedad y la experiencia literaria. El interés por una exploración interna ha provocado reflexiones sobre la herencia y la memoria familiar, la identidad, la corporalidad, la masculinidad, la sexualidad, la fragilidad, la autonomía y la independencia. En la actualidad, mis inquietudes han desbordado la escritura, iniciándome en la exploración del cuerpo por medio de la fotografía con dispositivo móvil. Esto dio paso a una serie de autorretratos que permiten confrontarme con un cuerpo que rechacé durante muchos años. Ahí me encuentro, explorando y ensayando nuevas formas para narrarme.

[1] Revistas populares cuyas temáticas eran variadas e iban desde el romance y el melodrama, pasando por el western, lo policíaco y la lucha libre, hasta historias de barrio que presentaban a una fauna variopinta compuesta por pícaros y crápulas que deambulaban por los lugares más sórdidos de la Ciudad de México.

Gina Rubio sentada en su silla de ruedas, habla con un brazo en alto en el programa 'Apaga el Televisor y Enciende tu Imaginación'. Hay varias plantas verdes detrás de ella, y las paredes son de un cálido amarillo dorado.

Narradora oral Gina Rubio, show de narración oral Apaga el televisor y enciende tu imaginación, Centro Cultural Casa del Faldón, Querétaro, México, julio de 2017.

Gina Rubio — El arte de la palabra hablada

 

De un día para otro mi vida cambió radicalmente a causa de un síndrome llamado Guillain-Barré. Todo mi cuerpo dejó de moverse, mi piel dejó de sentir y el ritmo de mi vida también cambió, mas no así su rumbo. Sólo quedé yo, envuelta en un cuerpo que me contenía, pero que no me reconocía, pues se había desconectado de mí. Desaprendí lo aprendido para funcionar, ya no me servía. Tuve que reinventarme. Ese cuerpo que llevaba acompañándome quince años, arriba, en los más diversos escenarios, y que con sus movimientos, su mímica y su gestualidad me ayudaba a dibujar y acentuar mis palabras, ahora me había abandonado, llevándose mi independencia y parte de mi libertad. Sin embargo, mi voz se había aferrado a mí. Con su fuerza, cadencia y ritmo le había dado tanta vida a mis narraciones, y me valí de ella para continuar siendo una narradora oral. Y así lo he hecho, pese a las severas secuelas motrices y de propiocepción que el síndrome dejó, mis historias siguen de pie, sumando así quince años más a este andar en el arte de la palabra hablada, de la narración de historias. Contribuyo a la construcción de una cultura de paz y de una sociedad más plural. Y hago evidente que una discapacidad no nos resta posibilidades de ser creadores artísticos.

Índice de Artistas
Filtrar por tema y asunto

Discreantes – México

DISCREANTES

Una forma alternativa de asumir la precaridad.

En julio de 2018, invitados por 17, Instituto de Estudios Críticos, nos reunimos en la Ciudad de México varios artistas que tenemos en común la discapacidad y la creación profesional artística. En esa primera reunión decidimos unirnos bajo el nombre de Discreantes, hoy conformado por Maricarmen Graue, Edgar Lacolz y Pedro Miranda. Nuestras trayectorias individuales están documentadas, son obras comprometidas y, somos artistas independientes que hemos conseguido enfrentar barreras y limitaciones que nos han sido impuestas para ubicarnos como creadores en el escenario público y artístico mexicano. Decidimos articular fuerzas e ideas para desarrollar un ambicioso proyecto multidisciplinario que fue premiado por el Programa de Apoyo a la Producción e Investigación en Arte, Medios y Discapacidad (PAPIAM) 2019, abierto con el apoyo del British Council México y el Centro Nacional de las Artes (Cenart). En este programa se interconectan distintos terrenos creativos: la música, las artes plásticas, la literatura, el cine y el performance. Nos propusimos unir nuestra experiencia en la producción de obras socialmente comprometidas como artistas independientes y establecidos en la escena artística de México.

Mediante el proyecto visual Metodología alternativa para asumir la precariedad buscamos reflexionar sobre cómo los ambientes precarios en los que se desenvuelve la cotidianidad de un artista con discapacidad lo obligan a plantearse preguntas como ¿qué pone en juego el artista con discapacidad desde su producción en medio de la precariedad?, ¿cuáles son las herramientas que un artista con discapacidad debe implementar, inventar o modificar para desarrollar su arte desde la precariedad?, ¿cómo se manifiesta la precariedad y cómo lidiamos con ella los Discreantes?

El documental muestra que la discapacidad, al igual que la precariedad, puede despertar la creatividad y las iniciativas culturales, o dar lugar a nuevas herramientas que impacten en la escena artística en su conjunto. Sin restar importancia a las políticas que sitúan a las personas con discapacidad en situaciones precarias, canalizamos esta precariedad en creatividad y protesta. Con nuestro proyecto queremos exponer al ojo del espectador cómo, a partir de situaciones consideradas precarias (económicas, físicas o creativas), es posible desarrollar una propuesta estética, un ejercicio intelectual, adaptar herramientas, revertir dichas situaciones para generar un producto cultural.

Guiados por esta reflexión crítica, en 2020, Pedro Miranda, uno de los miembros de Discreantes, invitó a más artistas con discapacidad a actuar juntos ante la pandemia en un colectivo llamado No Es Igual, que expresa claramente, en un manifiesto público, el impacto de la precariedad en nuestras vidas. En este esfuerzo solidario, este colectivo es un grupo de apoyo para sus integrantes, desde la realización de entrevistas en podcast para arrojar luz sobre sus creaciones hasta la recaudación de fondos para temas específicos de salud y familia. Si bien la pandemia ha presentado una variedad de dificultades a la vida de los artistas con discapacidad, ha puesto en evidencia la posibilidad de transformar la precariedad en una metodología para crear y producir arte.

Imagen fija del documental de 2019 'Metodologia alternativa para asumir la precariedad'. Pedro Miranda, Maricarmen Graue y Edgar Lacolz cada uno con la cabeza inclinada y oliendo las hojas de una planta.
Una foto de Edgar Lacolz, Maricarmen Graue y Pedro Miranda juntos y sonriendo, entre varios pilares cilíndricos azules.

Imagen tomada del documental “Metodología alternativa para asumir la precariedad”, 2020-2021. Ciudad de México. Cortesía de Edgar Eduardo González del Castillo, Colectivo Discreantes.

Edgar Lacolz, Maricarmen Graue y Pedro Miranda en el Cenart, Ciudad de México, 2019. Foto de Liliana Velasquez.

Colectivo NO ES IGUAL: ante la contingencia

A causa de los eventos epidemiológicos que están azotando al mundo y en específico a México, nos hemos reunido artistas con diferentes discapacidades, de diversas disciplinas, desde distintas geografías del país, con una sola finalidad: manifestarnos respecto a la situación que nuestro gremio enfrenta.

Hemos visto con alarma cómo muchos de los eventos que teníamos programados para los meses venideros, incluso hacia final del año, han sido cancelados a causa de la clausura de festivales y eventos culturales y artísticos, así como el cierre de teatros, museos y otras plataformas artísticas. No somos artistas emergentes. Somos un grupo de artistas con distintas trayectorias reconocidas en espacios locales, nacionales e internacionales.

Esto nos ha colocado en una situación de vulnerabilidad mayor, pues al ser personas con discapacidad somos consideradas una minoría, y al ser artistas —con discapacidad—, somos otra minoría, lo que nos lleva a vivir en la actualidad una crisis más severa por los acontecimientos ya conocidos por todos debido al COVID-19.

Estamos en situación de riesgo, pues muchos de nosotros tenemos sistemas inmunológicos comprometidos, sin olvidar la falta de trabajo en esta contingencia. Igualmente, vemos con horror cómo la información vital en estos momentos nos es negada por lo inaccesible de los medios por los cuales se transmite. ¿Cómo hace un sordo para escuchar las noticias actualizadas regularmente? ¿Cómo hace un ciego para leer una infografía? ¿Cómo están siendo informadas respecto a la pandemia y las medidas adoptadas las personas con discapacidad intelectual y discapacidad psicosocial? ¿Qué tipo de información están recibiendo las personas con discapacidad severa o con múltiples discapacidades?

Razones de más para reunirnos y manifestarnos en las redes sociales y otros medios digitales, tecnológicos y analógicos para que se nos escuche y apoye de las formas necesarias que nos permitan vivir con dignidad esta cuarentena que en apariencia será larga, y después.

Frente a esta realidad, hacemos de su conocimiento el riesgo que estamos enfrentando, por un lado, como comunidad de personas con discapacidad, y, por otro, como artistas en el confinamiento actual, y solicitamos:

*El apoyo necesario al que tenemos derecho como ciudadanos de este país, para continuar con nuestras vidas.

*Que se establezcan medidas que nos permitan pasar esta contingencia, tanto económica como socialmente.

*Que se garantice a la población con discapacidad y sus familias acceso a la información, tomando en cuenta las distintas discapacidades.

*Que se haga accesible cualquier servicio que permita a las personas con alguna discapacidad recibir la atención necesaria en caso de requerirla.

Como miembros activos de esta sociedad, nos comprometemos a:

*Colaborar en estos momentos de emergencia desde nuestra labor artística y cultural en la medida y por los canales que sean posibles.

*Continuar con la producción y actividad artística a la que nos dedicamos en la medida en que esta contingencia nos lo permita, y volver con más energía cuando la situación se estabilice.

*Aportar a la comunidad desde nuestro conocimiento y experiencia personal.

Los y las artistas aquí firmantes estamos seguros de que en la medida que se nos garanticen nuestros derechos como personas y artistas y tengamos las redes de apoyo necesarias, podremos salir juntos de esta situación.

Ekiwah Adler, poeta; Cristian Arias, artista escénico; Erika Bernal, artista escénica; Maricarmen Camarena, artista musical; Luis Castro, artista escénico; Edgar “Lacolz” González, escritor; Maricarmen Graue, artista musical; Martín Valerio Jácome, artista musical; Pedro Miranda Gijón, artista visual; Jorge Olvera Rodríguez, artista plástico; Jesús Rodríguez, artista escénico; Sara Villanueva, artista musical; Shino Watabe, artista plástica

Índice de Artistas
Filtrar por tema y asunto

British Council – México

Arte y discapacidad: la creación como agente de cambio en México

El programa Artes y Discapacidad del British Council México ha acompañado el desarrollo de un nuevo movimiento.

Un hombre sentado en el suelo con los brazos extendido con papeles esparcidos por el suelo.

Just a few words (Sólo unas pocas palabras), de la UK Theatre Company, StammerMouth, creada por Nye Russell-Thompson. Foto de Liliana Velasquez.

El programa Arte y Discapacidad ha acompañado el desarrollo del movimiento y a sus
agentes culturales.

La pandemia llegó como un amigo sin invitación a la casa de todos. Se instaló en el sofá meses y aún no se ha ido. Ha significado una pausa para la mayoría de nuestros programas, incluido el de Artes y Discapacidad, que desde 2018 viene visibilizando y apoyando a artistas mexicanos y británicos que trabajan desde la discapacidad. En los últimos cuatro años, el programa ha sido testigo del desarrollo de una naciente comunidad y de un movimiento de cambio, los cuales hemos apoyado a través de:
– Showcasing internacionales: dando acceso a plataformas y audiencias internacionales. En México lanzamos Trazando Posibilidades, un festival y simposio realizado en Guadalajara, en el estado de Jalisco. El festival contó con la participación de artistas y activistas de todas las Américas, de Canadá, Argentina, y también del Reino Unido. Desde Londres, continuamos colaborando con Unlimited, enviando delegaciones mexicanas para que participen del festival en sus ediciones de 2018 y 2020.

– Capacitaciones: desarollado habilidades técnicas y artísticas a través de talleres.

– Investigación: desarollando materiales para ayudar al sector a mejorar su accesibilidad a nivel espacios (A Puertas Abiertas: claves para crear espacios accesibles) y programas (Funciones Relajadas: protocolos de accesibilidad, traducción del trabajo de nuestros colegas canadienses).

– Nuevos trabajos: a través de co-producciones en teatro, danza, arte digital, etc. 

Como resultado de este esfuerzo colectivo, hemos podido colaborar con más de 200 artistas y 50 organizaciones, realizando alrededor de 77 actividades que llegaron a más de 45,000 espectadores.

Después de tres años de continuas actividades, llegó 2020. El año en el que la pandemia nos impactó frontalmente nos llevó a explorar nuevas propuestas y migrar a otros entornos. Fue así como, en colaboración con nuestros aliados institucionales, se generó un espacio de creación y reflexión que ha marcado al movimiento de Artes y Discapacidad en México. En el seminario De la inclusión a la interpelación: escena, discapacidad y política, la creatividad y la necesidad abrieron caminos para explorar los requerimientos del sector y derribar barreras, particularmente a través de medios digitales. Durante los siguientes cuatro meses, y trabajando junto a Cultura UNAM; 17,

Instituto de Estudios Críticos; Take me somewhere (un consejo asesor de artistas con discapacidad) y el British Council en México, juntamos instituciones de más de 12 países, con alrededor de 50 participantes y más del 18,000 espectadores, para compartir visiones de cambio.

Mariana Gándara, Coordinadora Ejecutiva de la Cátedra Extraordinaria Ingmar Bergman (cine y teatro), UNAM, comparte: “Hace meses, en una junta para planear el seminario, escuché por primera vez la defensa apasionada que Benjamín Mayer y Beatriz Miranda hacían del término interpelación. Valdría la pena aclarar que la defensa aparecía en contraposición a la solicitud institucional de trabajar en pos de la inclusión. Benjamín y Beatriz, curadores del seminario, fueron enfáticos en la opción política y ética que les hacía decantarse por la interpelación como eje de la actividad. La argumentación era sencilla pero poderosa: la inclusión es una invitación a participar de la normalidad; la interpelación, la posibilidad de desmantelarla.”

“Lo normal: ¿a quién pertenece?, ¿sobre qué esquemas de opresión sostiene sus prácticas? Si bien las intenciones de la institución son nobles, mediante las mesas de reflexión, clases magistrales y conversatorios, un aprendizaje paralelo al de los participantes del seminario ha aparecido en quienes vemos con claridad la brecha que hay entre la diferencia, con su justo reclamo y su disidente goce de existir, y las políticas públicas que rigen nuestro quehacer”, comparte Gándara. “Sin pedir permiso, la interpelación se ha colado en las prácticas cotidianas. Donde no existían subtítulos o lengua de señas mexicana, ahora se muestran indispensables. Se antoja pensar que vivimos en un momento de cambio, un parteaguas”.

El seminario nos permitió reconocer las voces claves del sector y sentir su pulso. La visita incómoda del virus nos obligó a replantear nuestras prácticas. Ahora nosotros debemos impulsar un cambio sistémico donde la excepción se convierta en la norma.

Mujer bailando en escenario con una proyección de un patrón de líneas
Hombre señando y hablando a un micrófono en el escenario con la proyección de una foto

Trazando Posibilidades, festival realizado en Guadalajara, México, 2019. Fotos de Liliana Velasquez.

Lorena Martinez Mier es gerente de proyectos de artes en el British Council en México, y coordina el programa regional de artes y discapacidad.

Índice de Artistas