El Alto

Filtrar por tema y asunto

Discreantes – México

DISCREANTES

Una forma alternativa de asumir la precaridad.

En julio de 2018, invitados por 17, Instituto de Estudios Críticos, nos reunimos en la Ciudad de México varios artistas que tenemos en común la discapacidad y la creación profesional artística. En esa primera reunión decidimos unirnos bajo el nombre de Discreantes, hoy conformado por Maricarmen Graue, Edgar Lacolz y Pedro Miranda. Nuestras trayectorias individuales están documentadas, son obras comprometidas y, somos artistas independientes que hemos conseguido enfrentar barreras y limitaciones que nos han sido impuestas para ubicarnos como creadores en el escenario público y artístico mexicano. Decidimos articular fuerzas e ideas para desarrollar un ambicioso proyecto multidisciplinario que fue premiado por el Programa de Apoyo a la Producción e Investigación en Arte, Medios y Discapacidad (PAPIAM) 2019, abierto con el apoyo del British Council México y el Centro Nacional de las Artes (Cenart). En este programa se interconectan distintos terrenos creativos: la música, las artes plásticas, la literatura, el cine y el performance. Nos propusimos unir nuestra experiencia en la producción de obras socialmente comprometidas como artistas independientes y establecidos en la escena artística de México.

Mediante el proyecto visual Metodología alternativa para asumir la precariedad buscamos reflexionar sobre cómo los ambientes precarios en los que se desenvuelve la cotidianidad de un artista con discapacidad lo obligan a plantearse preguntas como ¿qué pone en juego el artista con discapacidad desde su producción en medio de la precariedad?, ¿cuáles son las herramientas que un artista con discapacidad debe implementar, inventar o modificar para desarrollar su arte desde la precariedad?, ¿cómo se manifiesta la precariedad y cómo lidiamos con ella los Discreantes?

El documental muestra que la discapacidad, al igual que la precariedad, puede despertar la creatividad y las iniciativas culturales, o dar lugar a nuevas herramientas que impacten en la escena artística en su conjunto. Sin restar importancia a las políticas que sitúan a las personas con discapacidad en situaciones precarias, canalizamos esta precariedad en creatividad y protesta. Con nuestro proyecto queremos exponer al ojo del espectador cómo, a partir de situaciones consideradas precarias (económicas, físicas o creativas), es posible desarrollar una propuesta estética, un ejercicio intelectual, adaptar herramientas, revertir dichas situaciones para generar un producto cultural.

Guiados por esta reflexión crítica, en 2020, Pedro Miranda, uno de los miembros de Discreantes, invitó a más artistas con discapacidad a actuar juntos ante la pandemia en un colectivo llamado No Es Igual, que expresa claramente, en un manifiesto público, el impacto de la precariedad en nuestras vidas. En este esfuerzo solidario, este colectivo es un grupo de apoyo para sus integrantes, desde la realización de entrevistas en podcast para arrojar luz sobre sus creaciones hasta la recaudación de fondos para temas específicos de salud y familia. Si bien la pandemia ha presentado una variedad de dificultades a la vida de los artistas con discapacidad, ha puesto en evidencia la posibilidad de transformar la precariedad en una metodología para crear y producir arte.

Imagen fija del documental de 2019 'Metodologia alternativa para asumir la precariedad'. Pedro Miranda, Maricarmen Graue y Edgar Lacolz cada uno con la cabeza inclinada y oliendo las hojas de una planta.
Una foto de Edgar Lacolz, Maricarmen Graue y Pedro Miranda juntos y sonriendo, entre varios pilares cilíndricos azules.

Imagen tomada del documental “Metodología alternativa para asumir la precariedad”, 2020-2021. Ciudad de México. Cortesía de Edgar Eduardo González del Castillo, Colectivo Discreantes.

Edgar Lacolz, Maricarmen Graue y Pedro Miranda en el Cenart, Ciudad de México, 2019. Foto de Liliana Velasquez.

Colectivo NO ES IGUAL: ante la contingencia

A causa de los eventos epidemiológicos que están azotando al mundo y en específico a México, nos hemos reunido artistas con diferentes discapacidades, de diversas disciplinas, desde distintas geografías del país, con una sola finalidad: manifestarnos respecto a la situación que nuestro gremio enfrenta.

Hemos visto con alarma cómo muchos de los eventos que teníamos programados para los meses venideros, incluso hacia final del año, han sido cancelados a causa de la clausura de festivales y eventos culturales y artísticos, así como el cierre de teatros, museos y otras plataformas artísticas. No somos artistas emergentes. Somos un grupo de artistas con distintas trayectorias reconocidas en espacios locales, nacionales e internacionales.

Esto nos ha colocado en una situación de vulnerabilidad mayor, pues al ser personas con discapacidad somos consideradas una minoría, y al ser artistas —con discapacidad—, somos otra minoría, lo que nos lleva a vivir en la actualidad una crisis más severa por los acontecimientos ya conocidos por todos debido al COVID-19.

Estamos en situación de riesgo, pues muchos de nosotros tenemos sistemas inmunológicos comprometidos, sin olvidar la falta de trabajo en esta contingencia. Igualmente, vemos con horror cómo la información vital en estos momentos nos es negada por lo inaccesible de los medios por los cuales se transmite. ¿Cómo hace un sordo para escuchar las noticias actualizadas regularmente? ¿Cómo hace un ciego para leer una infografía? ¿Cómo están siendo informadas respecto a la pandemia y las medidas adoptadas las personas con discapacidad intelectual y discapacidad psicosocial? ¿Qué tipo de información están recibiendo las personas con discapacidad severa o con múltiples discapacidades?

Razones de más para reunirnos y manifestarnos en las redes sociales y otros medios digitales, tecnológicos y analógicos para que se nos escuche y apoye de las formas necesarias que nos permitan vivir con dignidad esta cuarentena que en apariencia será larga, y después.

Frente a esta realidad, hacemos de su conocimiento el riesgo que estamos enfrentando, por un lado, como comunidad de personas con discapacidad, y, por otro, como artistas en el confinamiento actual, y solicitamos:

*El apoyo necesario al que tenemos derecho como ciudadanos de este país, para continuar con nuestras vidas.

*Que se establezcan medidas que nos permitan pasar esta contingencia, tanto económica como socialmente.

*Que se garantice a la población con discapacidad y sus familias acceso a la información, tomando en cuenta las distintas discapacidades.

*Que se haga accesible cualquier servicio que permita a las personas con alguna discapacidad recibir la atención necesaria en caso de requerirla.

Como miembros activos de esta sociedad, nos comprometemos a:

*Colaborar en estos momentos de emergencia desde nuestra labor artística y cultural en la medida y por los canales que sean posibles.

*Continuar con la producción y actividad artística a la que nos dedicamos en la medida en que esta contingencia nos lo permita, y volver con más energía cuando la situación se estabilice.

*Aportar a la comunidad desde nuestro conocimiento y experiencia personal.

Los y las artistas aquí firmantes estamos seguros de que en la medida que se nos garanticen nuestros derechos como personas y artistas y tengamos las redes de apoyo necesarias, podremos salir juntos de esta situación.

Ekiwah Adler, poeta; Cristian Arias, artista escénico; Erika Bernal, artista escénica; Maricarmen Camarena, artista musical; Luis Castro, artista escénico; Edgar “Lacolz” González, escritor; Maricarmen Graue, artista musical; Martín Valerio Jácome, artista musical; Pedro Miranda Gijón, artista visual; Jorge Olvera Rodríguez, artista plástico; Jesús Rodríguez, artista escénico; Sara Villanueva, artista musical; Shino Watabe, artista plástica

Índice de Artistas